fondo-pro-ok.png
photo-1568632234157-ce7aecd03d0d.jpg

Habitantes de Usaquén advierten que la localidad padece de pobreza oculta

Habitantes de Usaquén advierten que la localidad padece de pobreza oculta

Escuchamos a Bogotá llegó hasta Usaquén. Habitantes de la localidad aseguran que los efectos de la pandemia han sido devastadores y reconocen que es urgente articularse con las autoridades para combatir la inseguridad que amenaza su estabilidad. ProBogotá Región llegó hasta el nororiente de Bogotá para escuchar a los habitantes de Usaquén, una localidad popular en la ciudad por su ambiente festivo y alternativo. Elegantes cafeterías, restaurantes de comida gourmet, artesanías y arte callejero han hecho de esta zona de Bogotá un lugar de encuentro típico de los capitalinos. Pero con la llegada de la pandemia de covid-19 las calles quedaron solas y una gran cantidad de locales comerciales y gastronómicos tuvieron que enfrentar una difícil batalla de la que, poco a poco, se vienen reponiendo. “Hay que ponerle cuidado a la pobreza oculta en Usaquén. Van a encontrar una gran cantidad de empresarios desesperados que con trabajo lograron sacar adelante sus negocios y cuando la pandemia llegó les tocó bailar con la más fea”, advirtió una de las asistentes al evento “Escuchamos a Bogotá”, una iniciativa de ProBogotá Región que busca conocer de primera mano la realidad de las localidades en términos de reactivación económica y seguridad. “Queremos recoger sus observaciones, sistematizarlas y presentarlas a la Alcaldía Mayor. Que lo que hablemos con ustedes se vuelva una agenda de ciudad”, aseguró María Carolina Castillo, presidente de ProBogotá Región. Respecto a la reactivación económica, voceros de la comunidad aseguran que, aunque la mayoría de sectores ya han retomado labores, hay muchos empresarios de la localidad que se encuentran en condiciones económicas precarias. Señalan que están trabajando “con las uñas” para salvar sus negocios al punto de estar reportados en centrales de riesgo, sin alternativas económicas posibles. La situación es tal que, dicen, muchos residentes de propiedad horizontal no tienen ni siquiera cómo pagar los servicios públicos o las expensas comunes. “Hoy esa es la realidad de muchos empresarios que se callan porque lo políticamente correcto es mostrar que en Usaquén la pobreza no es mucha, pero en nuestras casas vivimos una realidad diferente”, afirmó una residente de la localidad. No obstante, un sacerdote de la comunidad que participó del evento indicó que cada impase debe convertirse en una oportunidad de crecimiento y considera que si los habitantes de Usaquén se organizan, se motivan y se apoyan entre sí, el panorama puede ser mucho más esperanzador. Seguridad Para quienes viven en Usaquén, como para los habitantes de toda Bogotá, la seguridad es un tema de carácter urgente. Según vecinos de la localidad el principal problema radica en la desarticulación entre los ciudadanos, la seguridad privada y la Policía. “Es muy triste lo que estamos viviendo porque usted ya no puede salir a ninguna hora, ni de día, ni de noche. Muchas veces ni siquiera nos conocemos con el vecino y no sabemos si el que entró a esa casa es un vecino o un ladrón. Entonces, todos exigimos seguridad, pero aportamos muy poco y cuando yo no aporto, no puedo exigir”, dijo una de las asistentes. En esto coincide el director de Seguridad Urbana de ProBogotá, César Restrepo, quien indicó que está bien exigirles a las autoridades protección, pero que sin la participación activa de los ciudadanos esta tarea se queda coja. Agregó que la vigilancia privada es un potencial para la seguridad de la localidad, no obstante, aseguró que estos privados no trabajan de manera articulada ni con los ciudadanos, ni con la Policía, lo que genera una desconexión que juega en favor de la delincuencia. Otro aspecto relevante que no pasó desapercibido tiene que ver con cifras presentadas por ProBogotá que muestran que en lo corrido de 2021, la casa de Justicia de Usaquén recibió 2.696 visitas y el 54,3% de las personas que recibieron atención fueron mujeres. “Esto muestra que las personas están denunciando violencia contra mujeres, niños y adultos mayores en sus casas. Esto lo pasamos por alto y lo que hay que hacer es adoptar medidas de prevención que provoquen una verdadera transformación social”, afirmó Lina García, una edil de la localidad. Por su parte, el capitán Yampier Palma, subcomandante encargado de la estación de Policía de Usaquén, indicó que están dispuestos a capacitar y a trabajar de la mano con la comunidad y con los comerciantes, toda vez que reconoció que el éxito de la reactivación económica de Usaquén está relacionado con la percepción de seguridad en la localidad.