photo-1568632234157-ce7aecd03d0d.jpg

Consistencia

Consistencia

Por: Jorge García - Líder ejecutivo de Kuepa Edutech Mi sensación, como ciudadano de a pie, es que en Bogotá las decisiones frente a la pandemia se toman primero y se buscan los datos después. Particularmente las decisiones que tienen que ver con cierres, cuarentenas y toques de queda que tanto afectan la economía y por tanto la vida de las personas, son tomadas con base en opiniones y percepciones y luego si se buscan las estadísticas que más se acomoden para soportarlas. Y hago la salvedad de que es mi percepción como ciudadano de a pie porque es posible que no tengamos toda la información, pero no deja de ser desconcertante cómo para los primeros cierres la variable clave fue el número de casos, luego fueron el número de UCI y ahora es el aumento de la positividad. Y aunque todas son variables muy importantes, la falta de un criterio unificado y consistente solo me deja la sensación de que es más una medida acomodada a la decisión que se quería sustentar. Al examinar los datos disponibles en Saludata, el portal oficial de la Alcaldía de Bogotá, se puede observar que el comportamiento en número de casos, casos sintomáticos, hospitalización, número de UCI disponibles y porcentaje de ocupación de las mismas estamos muy lejos del comportamiento del segundo pico, ¿por qué era necesario un cierre total entonces si los datos no lo soportaban así? ¿por qué no se hicieron cuarentenas sectorizadas si eso probó detener hasta la variante británica? ¿será que era una medida para no quedarse atrás con respecto a Medellín o a la costa Caribe? Algunos dirán que es mejor prevenir y que “la vida es más importante que todo lo demás”, y estoy totalmente de acuerdo. Pero también creo que después de un año quedó claro que las cuarentenas totales agotan profundamente a las personas y debilitan la colaboración social. Las medidas basadas en prohibiciones totalitarias deben ser únicamente el último recurso, y parece que estamos repitiendo el error de marzo del año pasado donde nos encerramos porque en Europa lo habían hecho, aún cuando apenas teníamos unos pocos casos, y para cuando realmente era necesario estar en cuarentena nadie quería o podía hacer caso. Un estudio de la Universidad de Los Andes publicado la semana pasada estimó que para el 5 de marzo de 2021 alrededor del 52% de la población bogotana ya se había contagiado de Covid. Ese número sin duda creció durante la Semana Santa. Puedo pecar de optimista, pero ¿no debería tenerse en cuenta ese número para el análisis de Bogotá? ¿No será que nos vamos a quedar esperando los demás picos porque la enfermedad nos llegó primero que la vacuna? Ojalá así sea. Blogger: Jorge García - Líder ejecutivo de Kuepa Edutech