fondo-pro-ok.png
photo-1568632234157-ce7aecd03d0d.jpg

“Quiero generar un liderazgo inspirador para unir a la sociedad alrededor de una visión de futuro"

“Quiero generar un liderazgo inspirador para unir a la sociedad alrededor de una visión de futuro"

Alejando Gaviria renunció a la rectoría de la Universidad de los Andes para abrirse camino en la política. Aspira a consolidarse como candidato a la Presidencia de la República a través de un proceso de recolección de firmas y de lo que él llama “un liderazgo inspirador”. Esta es su visión del país. Alejandro Gaviria, precandidato presidencial. / Foto: tomada de Twitter. ProBogotá Región y sus miembros iniciaron una serie de conversaciones con los precandidatos presidenciales para conocer sus planteamientos y la mirada que tienen sobre Bogotá, la región y el país. El turno esta vez fue para el académico, columnista y exministro de Salud, Alejandro Gaviria, quien el pasado 27 de agosto anunció que emprendería la carrera rumbo a la Presidencia de Colombia. Aunque reconoce que deberá concretar alianzas políticas para avanzar en la contienda electoral, le apuesta a legitimarse como el candidato de centro, a través del proceso de recolección de firmas con el fin de darle independencia a su programa de Gobierno. Para el exrector de la Universidad de los Andes, construir confianza es una misión difícil, no obstante, cree que se puede empezar por generar un “liderazgo inspirador” que logre unir a la sociedad alrededor de una visión de futuro. “Esos relatos esperanzadores y esas visiones de futuro compartidas son difíciles en este ámbito, pero son fundamentales. Me parece que la política hoy está haciendo lo contrario, está buscando líneas de fractura y no formas de unión y lo que yo quiero hacer durante la campaña es aprovechar espacios para generar visiones de futuro”, expresó agregando que cuando se crea una visión compartida es posible que el país aumente su intensidad reformista y se logren avances institucionales. En ese sentido, afirmó que no se trata solamente de la labor de un presidente, sino que es necesario que la sociedad construya un ámbito de confianza y de liderazgos inspiradores. “No sé cómo no se hace, pero sí sé cómo no se hace y es dividiendo la sociedad entre ellos, unos diciendo que los otros son una clase corrupta y depredadora, y los otros diciendo que son los que van a salvar el país. Eso no es así y empieza porque la política practique una  cosa que se nos está olvidando: el respeto ético”, agregó el académico quien, además, hizo énfasis en que se debe respetar lo que el país ha logrado y combatir la idea de que Colombia es un fracaso sin atenuante. Respecto a los problemas de inseguridad que vienen deteriorando la calidad de vida de los colombianos, Gaviria explicó que existen dos fenómenos de inseguridad. En primer lugar, se refirió a la “inseguridad territorial” que se da sobre todo en la periferia del país. “El tráfico binacional lo hacen organizaciones criminales y a nadie se le ocurre ocuparse de eso. En el  Guaviare opera otra vez la disidencia de Gentil Duarte y lo que me cuenta la gente es que allá él camina por donde quiera. Entonces yo creo que ese desafío de controlar la seguridad territorial y entender qué está pasando, se descuidó”, expresó. Por otro lado, se refirió a la “seguridad urbana” que, según dijo, tiene que ver con dinámicas sociales que subyacen a ese problema. “El tema de la pandemia, el desempleo, sumado a la migración venezolana y al efecto de la misma sobre los ingresos de ciertos trabajadores informales, además de la pérdida de confianza hacia la Policía, evidencia que tenemos una falta de liderazgo y de coordinación entre alcaldes y la Policía”, explicó. Gaviria, además, considera que patologías juveniles como el pandillismo, consumo de sustancias psicoactivas, microtráfico e, incluso, el embarazo adolescente son manifestaciones de los problemas de exclusión social y económica que hay que trabajar. Finalmente, Alejandro Gaviria habló de Bogotá describiéndola como “una demostración de que las fuerzas centrípetas de la economía funcionan”. “Creímos que con la apertura económica la importancia del presupuesto de Bogotá iba a crecer y así paso. Esa zona de Bogotá donde yo habité, allá por los Andes, tiene más doctores por kilómetro cuadrado que cualquier área de América Latina y es fundamental aprovechar ese talento humano, de allí viene la fuerza de Bogotá en términos de desarrollo económico. Me preocupan los temas de infraestructura, el embotellamiento y vamos a tener que dar ese debate sobre la ALO norte, el nuevo POT y la baja calidad de vida que puede ir expulsando la gente creativa de la ciudad. Pero soy optimista sobre el futuro de Bogotá, ha sido innovadora, es el epicentro de la movilidad social de Colombia y es una ciudad que nos incluye a todos”, concluyó.